domingo, 25 de septiembre de 2016

Viviendo el presente


Esta reflexión viene de un cuento budista con este nombre.
Un hombre llegó a un viejo sabio y le dijo: me han dicho que usted es sabio. Por favor, dime qué cosas puede hacer un sabio que no está disponible para los demás. El viejo respondió, cuando, como, como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo con usted, simplemente hablar con usted. Pero eso también que yo puedo hacer y no porque yo soy sabio, le contestó el hombre, sorprendido. Yo no lo cre...o, respondió el viejo. Para cuando duermes recuerdas los problemas que tuviste durante el día o imaginar que va a tener que levantarse. Cuando comes estás planeando lo que vas a hacer después. Y mientras tú me hablas pensar sobre lo que usted va a pedir o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar. El secreto es tener conciencia de lo que hacemos en el momento presente y aprovechar cada minuto para que el milagro de la vida.
La conclusión de que me deja es que debemos vivir en el presente, el foco en el momento, dejar el pasado y no preocuparse por el futuro. Aprendimos a separarnos de lo que no es más útil, porque la vida es una constante varias enmiendas y la clave es saber cómo adaptarse a los nuevos escenarios que la vida juega en nosotros. Darse cuenta de vivir el momento, encontramos el equilibrio emocional, mental y espiritual deseada




No hay comentarios:

Publicar un comentario